jueves, 28 de enero de 2016

OTRA ENFERMEDAD TROPICAL NOS ACECHA




CAMBIO CLIMÁTICO y DESEQUILIBRIO ECOLÓGICO

Las altas temperaturas y la humedad reinante en la región han multiplicado de forma exponencial las poblaciones del mosquito de la variedad Aedes aegypti, transmisor del zika, el dengue y la chikungunya.

Reconocemos los esfuerzos del ministerio de Salud Pública durante el gobierno anterior para evitar la propagación de este insecto, y la colaboración de la sociedad ante el peligro de la propagación del Dengue, pero ahora la situación es peor, tenemos no una sino tres enfermedades a prevenir: zika, dengue y chikungunya.

El ministro de Salud Pública, Jorge Basso, indicó este jueves que el virus del zika deberá ser prevenido, ante la ausencia de una vacuna para combatirlo. El ministro señaló que la Salud Pública está "ante una realidad muy compleja, la población tiene que trabajar para evitar la proliferación, hoy está en la puerta de nuestros países, hubo una explosión de casos. Estamos todos muy preocupados", al tanto que la Organización Mundial de la Salud (OMS) convocará a un Comité de Emergencia la próxima semana para determinar si el brote del virus del Zika constituye una emergencia sanitaria de alcance internacional, anunció hoy la directora general de la entidad, Margaret Chan.



ENFERMEDA DEL ZIKA (imágen)

Los síntomas aparecen entre 3 o 12 días después de la picadura del mosquito infectado; tienen una duración de dos y siete días. Los principales síntomas son fiebre, sarpullido, dolor en las articulaciones, en músculos y de cabeza; conjuntivitis (inflamación de la conjuntiva). Puede confundirse con los síntomas del dengue y la chikungunya.

El mosquito es diminuto, apenas mide 7 milímetros. Suelen picar durante el día, principalmente a primera hora de la mañana y a última de la tarde, y viven tanto en interiores como en exteriores.
A los seres humanos les transmiten los virus las picaduras de hembras infectadas, que a su vez se contaminan al succionar la sangre de quienes tienen virus.

En el momento de la picadura, estos mosquitos, originarios de África, inyectan su saliva, la cual puede contener cuatro tipos de enfermedades: zika, dengue, chikungunya o fiebre amarilla.

En esta época del año, donde aumenta y se triplica el turismo (playas, carnaval, competencias deportivas, etc.) se desplazan entre los países de la región millares de personas. Una masa humana muy grande imposible de controlar sanitariamente en los pasos de fronteras y aeropuertos. En esas condiciones, los casos autóctonos de cualquiera de estas tres enfermedades puede ser cuestión de días o de horas.

El Partido Verde, modestamente, a través del único medio de difusión que posee, alerta y exhorta a la población a dar una guerra sin tregua contra el agente transmisor (Aedes aegypti) y solicita al gobierno nacional que el asunto sea tratado como un tema de Estado, ante una posible emergencia sanitaria.

Nos llama profundamente la atención que el señor presidente, Dr. Tabaré Vázquez, use la Cadena de Radio y Televisión para recordar y homenajear un episodio histórico del pasado, al cual obviamente respetamos, pero no ponga el mismo énfasis para usar el poder de los medios de difusión para alertar a la población y extremar las medidas del caso. Debemos evitar el ingreso de las enfermedades mencionadas a nuestro territorio.

Estas líneas escritas y este llamado de atención no expresan un modo "ecoterrorista" o "ecoalarmista" de hacer política. Es la pura realidad que muchos tratan de ocultar para luego no tener que pagar el costo político, como por ejemplo: el agua contaminada en el 99% de los ríos y arroyos de nuestro país. Pongamos énfasis en lo que realmente importa, como es la salud de la población, y dejemos lo intrascendente para otras ocasiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada