domingo, 16 de octubre de 2016

LAS FALSEDADES DEL MINISTRO AGUERRE


Escribe Claudio Diz

La “intensificación” del actual modelo agropecuario del que habla el ministro Aguerre va en sentido contrario a la buena salud del medio ambiente y la sostenibilidad de los recursos naturales; es más, el actual modelo de agronegocios llevado adelante por el gobierno del Frente Amplio no es sustentable a largo plazo.

El ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca, Tabaré Aguerre, participó del “Seminario de promoción del proyecto de cooperación para la agricultura en China – LAC 2016” y dijo: “en los últimos seis años China se ha transformado en el país que lleva más del 50% de la carne que se produce en Uruguay”. Hasta ahí es cierto, pero lo increíble del caso es lo que afirma luego: “el modelo es la intensificación sostenible, porque no seremos proveedores confiables de alimentos si nuestros sistemas producción están en contra de la sostenibilidad de los recursos naturales”. Nadie es tan ignorante para creer esas afirmaciones y menos los chinos. 

La “intensificación” del actual modelo agropecuario del que habla Aguerre va en sentido contrario a la buena salud del medio ambiente y la sostenibilidad de los recursos naturales. El actual modelo de agronegocios llevado adelante por el gobierno del Frente Amplio no es sustentable a largo plazo. El mismo modelo, también favorece el calentamiento global del cual habla Aguerre cuando dice: “el país debe adaptarse al cambio climático, porque de lo contrario será difícil lograr un desarrollo sostenible”.

LA VERDAD QUE AGUERRE NO LE DICE A LOS CHINOS PERO ELLOS LO SABEN

De acuerdo a estudios realizados sobre huella hídrica, producir 1 kg de carne vacuna genera un gasto de 15.300 litros de agua y aproximadamente 9 kgs. de cereales.

El 40% de la cosecha mundial anual de alimentos (soja, cereales, etc) acaba en los establos de la ganadería intensiva de los países industrializados. Es para allí que se exporta la soja transgénica uruguaya y de los demás países del Mercosur, haciendo tanto daño para el medio ambiente y el natural equilibrio ecológico entre otras especies, como son las abejas y demás insectos polinizadores.

Para 200 gr. de carne se utilizan como pienso hasta 2 kg. de cereal. Para tener una idea, con 2 kg de cereal se saciaría el hambre de unos 8 niños. En el mundo mueren 6 millones de niños de hambre al año. Dada la gravedad de la situación, el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial de la FAO se reúnirá entre el 17 y el 21 de octubre, con el fin de fomentar políticas internacionales e intergubernamentales más inclusivas que sirvan como plataformas que aseguren el acceso a la comida para toda la población mundial.

Son 1.020 millones de personas las que pasan hambre cada año. Si los países industrializados redujeran en un 10% el consumo de carne, 100 millones de personas podrían ser alimentadas adicionalmente. Nadie debería morir de hambre, mientras el ministro Aguerre habla de “sostenibilidad” del modelo actual.

ABONOS ORGÁNICOS Y ESTIERCOL

En la producción de 1 kg. de carne de cerdo se producen unos 15 kg. de estiércol. En Alemania son 66 millones de toneladas anuales y en Uruguay ha contaminado el cauce del Río Santa Lucia que surte de agua potable a la zona metropolitana. El nitrato que contiene el estiercol contamina las aguas. Las cianobacterias tóxicas (marea verde) proliferan en el agua en verano, gracias al alto contenido de sustancias orgánicas y fertilizantes empleados en las plantaciones para alimentar el ganado. Las evaporaciones de amoniaco están involucradas además en la lluvia ácida y en la extinción forestal.

EFECTO INVERNADERO


La producción cárnica libera grandes cantidades de CO2 en el mundo, especialmente por las quemas forestales para McDonald´s y otros. Los vacunos producen además anualmente en todo el mundo 100 millones de m3 de metano, es 20% de la emisión total de este gas altamente tóxico. La industria de la producción de alimentos es la responsable del 57% de las emisiones contaminantes al medio ambiente, gracias al modelo “sostenible” de Aguerre.

LA DEFORESTACIÓN DE LA SELVA TROPICAL PARA CRIAR GANADO



Cada 2 segundos se destruye un espacio forestal de la superficie de un campo de fútbol, en gran medida para la obtención de alimentos para ganado. Para producir una hamburguesa, son talados 5 m2 de bosque tropical. En Brasil, según datos del Instituto Nacional de Pesquisas Espaciais (Inpe), la tala de la región amazónica alcanzó 6.207 km2 entre agosto de 2014 y julio de 2015, lo que representa un aumento de 24% en comparación con el período anterior.



Efectos del huracán Matthew en Haití

Las consecuencias de la destrucción para el circuito climático y del agua de la Tierra son aún imprevisibles. El reciente huracán Matthew  es un ejemplo. Los daños provocados por el huracán Matthew en Estados Unidos, que barrió el este del país tras dejar más de 450 muertos en Haití, costarán unos 10.000 millones de dólares, según un estudio publicado por el banco Goldman Sachs. Matthew se convierte así en el vigésimo segundo huracán más devastador de la historia del país desde la Segunda Guerra Mundial en cuanto a destrucción de edificios y propiedades. Los estados más afectados fueron Florida, Carolina del Sur y del Norte y Georgia, a la vez que el efecto climático de El Niño ha provocado una grave sequía en algunos países de Asia, como Camboya.

Kirtana Chandrasekaran, co-coordinadora del programa de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra Internacional, afirma que “un estudio reciente (en el que ella participó) muestra que invertir en agricultura ecológica requiere de modelos de negocio dramáticamente distintos a los que los gobiernos de muchos países impulsan con insistencia en la actualidad. También sostiene que muchos países están firmando convenios de comercio internacional que poco tienen que ver con el incentivo a las prácticas agrícolas ecoamigables; todo está siendo hecho con el mero fin de abrir nuevos mercados internacionales con herramientas como tratados de libre comercio, préstamos condicionados y acuerdos de cooperación económica, enfocados en la economía y no en el ambiente.”

CONCLUYENDO

El modelo productivo propuesto por el Ministro Aguerre va en sentido contrario a una producción de alimentos sustentable y contribuye a incrementar el Calentamiento Global por lo descrito anteriormente. En ese sentido, sólo un modelo agroecológico puede ser sostenible a largo plazo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada